google7dd1545685824157.html REFLEXIONES Y OTRAS COSAS MAS

viernes, 16 de noviembre de 2012




4  MITOS SOBRE IRÁN
Desenmascarando la mentira


1.    Los iraníes son terroristas


Si interpretamos y traducimos el “terrorismo” como un acto que coacciona, aterroriza o mata a personas inocentes con el propósito de sembrar el horror o mostrar fuerza e influencia, a Irán no se le puede llamar terrorista, ni siquiera un Estado que ampara el terrorismo, como alegan los fervientes enemigos de Irán. 
La última vez que Irán atacó e invadió una nación soberana fue en 1738, cuando el rey de la dinastía afshárida, Nadir Shah, invadió la India. Esto significa que desde hace 274 años Irán es un país pacifista que ni ha dañado ni ha hostigado a otros países, lo que incluye a sus vecinos y a pesar de que muchos de éstos le hayan provocado e intrigado de manera beligerante.

Comparen este dato con las constantes guerras sanguinarias de Estados Unidos. Desde su independencia en 1776 Estados Unidos ha estado envuelto en más de 50 expediciones militares. En su original libro de 2011 The Deaths of Others [La muerte de los otros], John Tirman, detalla las bajas causadas por las guerras estadounidenses de los últimos tres siglos. Tirman reconoce en su libro que entre seis y siete millones de personas murieron sólo en las guerras de Corea, Vietnam e Iraq, la mayoría de ellas civiles inocentes. James A. Lucas realizó un estudio detallado, publicado en Counter Currents en 2007, en el que documentó las bajas civiles en las guerras de Estados Unidos. . .  ."En las guerras de Afganistán, Angola, República Democrática del Congo, Timor Oriental, Guatemala, Indonesia, Pakistán y Sudán hubo entre nueve y catorce millones de muertes".

Imaginen por un momento que Irán fuera quien hubiera matado a varios millones de ciudadanos inocentes en decenas de guerras y ataques en otros países. ¿Qué habría ocurrido? ¿Quién se merece de verdad el título de “Estado que ampara el terrorismo”?

2.    Los iraníes son incivilizados

Irán es el país más viejo del mundo si tenemos en cuenta su fundación. Los primeros asentamientos urbanos en la Persia antigua datan del año 4.000 antes de Cristo y se cree que el primer imperio persa se estableció en 3.200 antes de Cristo. Los primeros objetos arqueológicos de Irán se encontraron en los emplazamientos de Kashafrud y Ganj Par del paleolítico inferior, es decir, hace aproximadamente 300.000 años.

El mayor museo del paleolítico de Oriente Próximo se halla en la ciudad iraní de Kermanshah. Los embalses artificiales más antiguos del mundo se encuentran en Irán. Irán es el primer productor y exportador mundial de alfombras hechas a mano, que es un elemento inseparable de la cultura persa. La mayor colección mundial de joyas imperiales pertenece a Irán. La arquitectura iraní es uno de los sellos de la arquitectura islámica y decenas de mezquitas, caravasares, iglesias, puentes y palacios magníficos que se hallan por todas partes dan fe de que la arquitectura iraní es un legado incomparable sin parangón en todo el mundo.

Los iraníes han realizado históricamente contribuciones inestimables a la cultura, ciencia, economía y estilo de vida mundiales. Quizá sea interesante saber que los primeros ladrillos utilizados los hicieron los iraníes. El primer zigurat se construyó en Irán en el emplazamiento histórico de Sialk. En torno a 5.000 antes de Cristo los iraníes fueron los primeros en inventar el Tar (laúd) que luego llevó al desarrollo de la guitarra. La primera declaración mundial de derechos humanos la elaboró en Irán Ciro II el Grande entre 576 y 529 antes de Cristo: lo que se llama hoy el Cilindro de Ciro, conservado en el Museo Británico. El primer yakhcal (frigorífico) del mundo se diseñó en Irán en torno a 400 antes de Cristo. De acuerdo con los hallazgos arqueológicos, los iraníes inventaron las primeras pilas que se utilizaron presuntamente en el proceso de galvanoplastia. El científico iraní Rhazes fue el primer erudito del mundo que introdujo el uso sistemático del alcohol en la medicina en torno al 846 después de Cristo. El Canon de Medicina, considerado uno de los manuales fundamentales en la historia de la medicina moderna, lo escribió un científico iraní llamado Avicena hace casi mil años.

Lo que diferencia al pueblo iraní de otras naciones y le da su identidad única y sin igual es su sentido de la cortesía, educación y modestia. No hay violencia y agresividad en las películas iraníes como existen en las películas estadounidenses. Las conversaciones diarias entre los iraníes están repletas de proverbios, poesía y referencias literarias. Los cumplidos a las mujeres, los mayores y los niños son parte del estilo de vida y la cultura iraníes. La modestia y la humildad se consideran virtudes entre los iraníes.

3.    El gobierno iraní reprime a las mujeres

Mientras que las mujeres en Arabia Saudita, aliado acérrimo de Estados Unidos, no tienen derecho a voto ni pueden conducir coches, las iraníes dirigen universidades, institutos científicos y ocupan puestos gubernamentales, como es el caso de la ministra de salud, la doctora Marzieh Vahid Dastjerdi. La persona encargada de la ciencia y la investigación es mujer. En 2012 el 60% de los nuevos estudiantes de las universidades iraníes son mujeres. Desde la Revolución Islámica de 1979 el parlamento iraní (Majlis) tiene varias diputadas cada mandato. Irán exime a las mujeres del servicio militar obligatorio.

4.    Irán desarrolla armas nucleares

El programa nuclear de Irán lo inició el gobierno estadounidense en los años 50 dentro del marco del programa Átomos para la Paz del presidente Dwight D. Eisenhower. En aquel momento Irán era todavía un aliado de Estados Unidos y, por tanto, se le permitía desarrollar la energía nuclear. Ahora que Irán ya no es aliado incondicional de Estados Unidos, no tiene derecho a energía nuclear, ni siquiera para fines pacíficos. ¡Cuánta hipocresía!

La Agencia Internacional de Energía Atómica está en disposición de ofrecer pruebas creíbles y documentar que el programa nuclear de Irán no tiene una dimensión militar. Incluso el informe de 2010 de Inteligencia Nacional de Estados Unidos confirmó que Irán no tiene intención de fabricar armas nucleares.

Las sanciones que Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto a Irán afectan considerablemente a los ciudadanos iraníes. A causa de estas sanciones, se les niega el acceso a medicinas, alimentos, ayuda humanitaria y a otras necesidades básicas. El valor de la moneda iraní (rial) se ha depreciado de forma alarmante y los hombres de negocios se enfrentan a graves problemas para importar bienes de otros países. Se ha vuelto sumamente difícil viajar al extranjero debido a los precios exorbitantes del transporte aéreo y también desde que las embajadas extranjeras en Irán ponen graves trabas a la concesión de visados a los ciudadanos iraníes.

Esto supone un incalificable castigo colectivo a los iraníes por un crimen que no han cometido.

Desterremos de nuestra mente la propaganda y el despliegue mediático sobre Irán. Sólo se puede conocer este país incomprendido cuando se desechen los prejuicios y se dediquen un par de semanas a viajar a la civilización más antigua del mundo y a ver por uno mismo lo que no se puede ver ni encontrar en Fox News, CNN, BBC, Washington Post y New York Times.


Kourosh Ziabari (nacido en 1990) es un periodista iraní, corresponsal de diferentes medios y activista por la paz. Ha recibido los más prestigiosos premios de periodismo de su país. Sus artículos se publican en revistas y páginas web como Tehran Times, Press TV, Global Research, Iran Review, Counter Currents and CounterPunch, y se traducen a diez lenguas.



Related Posts with Thumbnails