google7dd1545685824157.html REFLEXIONES Y OTRAS COSAS MAS: Antisemitismo y el anti-judaísmo, un falso dilema

martes, 13 de julio de 2010

Antisemitismo y el anti-judaísmo, un falso dilema

¿ANTI-SEMITA = ANTI-JUDÍO?


Para colonizar a una comunidad, a un pueblo, a una nación etc. se requiere apropiarse primero del pensamiento (que funcione dentro de una lógica), después las ideas (que expresen determinadas cosmovisiones) y por ultimo, de las palabras, las cuales son la expresión concreta del ideario colectivo de identidad de dicho pueblo, nación, comunidad etc. Bueno, no en vano por ahí andan hablando los especialistas de lo que han dado en llamar la guerra de cuarta generación. Y es que desde las simples palabras y frases, podemos empezar a entender los intríngulis de la dominación de una persona sobre otra, del que sabe y enseña (supuestamente) sobre el que no sabe y aprende (también supuestamente), de un país sobre otro etc.

A manera de ejemplo tenemos la famosa frase elaborada por John Quincy Adams y atribuida a James Monroe: “América para los Americanos” Esta “simple” frase fue dirigida básicamente a todo aquel país (Europa) que diferente a los Estados Unidos, se atreviera a poner en duda su hegemonía en el continente Americano y decirle que ellos no iban tolerar ninguna influencia diferente a la Norteamericana. ¿Cuál era supuestamente la razón de fondo de la misma? La defensa de los procesos independentista de los países de América del Sur. Osea, ante semejante empresa tan altruista como lo es la de defender y preservar la independencia de los países de Suramericanos, ¿quien se atrevería a decir o a hacer algo en contra? El que lo hiciera, mínimamente corría el riesgo de ser tildado de “anti demócrata” y por tanto enemigo de la “paz” y la “justica”, con sus consecuentes resultados de persecución, represión, y en muchísimos casos hasta llegar a la muerte.

Y hoy, como a sucedido y sigue sucediendo en muchos otros casos, se repite la historia a propósito de la apropiación que ha hecho el movimiento sionista del término semita, para hacer creer que semitas son exclusivamente ellos, los Israelíes, y que por tanto toda oposición a la causa sionista, es una actitud antisemita, la cual “lógicamente” es una oposición al pueblo de Israel y su derecho a ser una nación, con lo que ello implica si se tiene en cuenta la manipulación que los sionista han hecho de la catástrofe judía del holocausto. Entonces la cosa es como sigue: Oponerse al movimiento sionista, es asumir supuestamente una actitud antisemita y ello significa entonces rechazar al pueblo de Israel, dando en su lugar continuidad a la persecución nazi moderna contra ellos. Y ya todos sabemos la carga emocional negativa que ello (el nazismo y su persecución judía) provoca en la mente de la gran mayoría de personas en este planeta.

Pero miremos realmente la significación del término Semita y de paso desnudar la perversa manipulación que del término a hecho el movimiento sionista, en el propósito de satanizar y perseguir a todo aquel que se oponga a sus diabólicos planes de liquidar al pueblo Palestino para quedarse con sus tierras.

Según el relato bíblico, Noé, descendiente de Abraham, tuvo tres hijos a saber. Sem, Cam y Jafet, diciendo que "de estos (tres) se propagó todo el género humano sobre la tierra” (Éxodo 9: 19 VBL).

En Génesis 11: 10 (NVI) en adelante, se nos dice:
"Ésta es la historia de Sem: “Dos años después del diluvio, cuando Sem tenía cien años, nació su hijo Arfaxad.11 Después del nacimiento de Arfaxad, Sem vivió quinientos años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 12 Cuando Arfaxad tenía treinta y cinco años, nació su hijo Selaj.13 Después del nacimiento de Selaj, Arfaxad vivió cuatrocientos tres años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 14 Cuando Selaj tenía treinta años, nació su hijo Éber.15 Después del nacimiento de Éber, Selaj vivió cuatrocientos tres años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 16Cuando Éber tenía treinta y cuatro años, nació su hijo Péleg.17 Después del nacimiento de Péleg, Éber vivió cuatrocientos treinta años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 18 Cuando Péleg tenía treinta años, nació su hijo Reú.19 Después del nacimiento de Reú, Péleg vivió doscientos nueve años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 20 Cuando Reú tenía treinta y dos años, nació su hijo Serug.21 Después del nacimiento de Serug, Reú vivió doscientos siete años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 22 Cuando Serug tenía treinta años, nació su hijo Najor.23 Después del nacimiento de Najor, Serug vivió doscientos años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 24 Cuando Najor tenía veintinueve años, nació su hijo Téraj.25 Después del nacimiento de Téraj, Najor vivió ciento diecinueve años más, y tuvo otros hijos y otras hijas. 26 Cuando Téraj tenía setenta años, ya habían nacido sus hijos Abram, Najor y Jarán".

Así las cosas, la condición Semita proveniente directamente de Sem, el hijo de Noé, hijo de Abraham, patriarca de Israel, y todos los pueblos descendentes de la parentela de Sem son considerados Semitas ¿Quiénes son esos pueblos? Aquellos que se diseminaron a lo largo de la región comprendida entre el Mediterráneo, los montes de Armenia, el Tigris y la Arabia meridional, para luego extenderse también a Etiopía y al Norte de África: los fenicios, los acadios, los asirios, los cananeos, los babilonios, los arameos, los samaritanos, los etíopes, los árabes, los hebreos entre otros.

¿Entonces si así son las cosas, por que los sionistas se van lanza en ristre tildando de antisemita a todo aquel que rechaza la política expansionista de Israel? Ojo, rechazo a la política, no al pueblo de Israel como tal.

La respuesta la podemos encontrar a partir de comprender a los anti todo de los nazis: “odiaban por igual a todas las razas consideradas inferiores. En realidad los nazis eran anti semitas, anti eslavos, anti gitanos y, si no les hubiera convenido, anti latinos y básicamente anti todo lo que no fuera “ario” (1).

Vemos como entonces los sionistas han manipulado, dentro de las tantas cosas que han manipulado, el hecho histórico del anti judaísmo a manos del nazismo (que no fue el único anti), para etiquetar a sus contradictores de antisemitas, y por ende, de continuadores de la persecución judía.

Pero la verdad, y como ya lo hemos visto, es una soberana mentira tal discurso, pues los hebreos no son el único pueblo a quienes se les puede asignar la condición semita, sino que junto con el, están con la misma condición, los fenicios, los acadios, los asirios, los cananeos, los babilonios, los arameos, los samaritanos, los etíopes, los árabes.

Más bien lo que sucede es que en esa premeditación sionista que tiene por objeto la expulsión absoluta del pueblo Palestino de sus territorios, no solo a echado mano de la agresión militar (no es de ninguna manera una guerra), si no que también se ha apropiado entre otras muchas cosas, del pensamiento, de las ideas y de las palabras, para poner todo esto al servicio de su vil causa. Y claro, para ello cuentan con el poder y la influencia política y económica, y si no miremos la enorme influencia que ejercen en la economía, la política, los medios de comunicación de muchos otros países, como la prensa, la radio, la televisión y el poderoso lobby que ejercen en los centros de poder en los Estados, particularmente el congreso.

Sucede igual con la idea que tiene mucha gente por ejemplo hoy, que cuando compra artículos electrónicos o electrodomésticos o cualquier otro, uno oye decir, “uy este articulo que acabo de comprar es muy bueno, pues es americano”, osea, que es hecho en los Estados Unidos. Y es que esto no es gratis, no es porque si, sino que el poder hegemónico que ejercen los Norteamericanos también a echado mano del apropiamiento del las ideas y pensamientos y palabras, para ejerce control sobre lo que ellos consideran, es su patio trasero.

Pero no, americanos somos los Colombianos, los Venezolanos, los Ecuatorianos, los Argentinos, los Nicaragüenses, los Bolivianos, los países Centroamericanos entre otros, pues América es una sola. Y América del Sur en particular, no es ningún patio trasero ni de los norteamericanos ni de ninguna potencia colonialista, ni de nadie en absoluto.

Pero así es la guerra de cuarta generación básicamente, influenciar en la percepción de la gente para así controlar y re-direccionar su pensamiento, sus ideas y sus palabras hacia el respaldo de la agenda de dominación de los centros de poder, e Israel con el movimiento sionista a la cabeza es uno de ellos.

¿Entonces? Pues podemos terminar a manera de resumen afirmando que: “De todo ello se deduce que es igualmente errado el uso de “antisemita” cuando con tal término se quiere designar a quien es “reo de antisemitismo” (1), es decir, de aquel “delito” (o “reato”) que un autorizado vocabulario define en los siguientes términos: “aversión hacia el pueblo judío”, que a veces ha alcanzado formas de persecución e incluso de complejo colectivo de exterminio, con una base esencialmente propagandística, debida a la degeneración de pseudoconceptos histórico-religiosos o a la búsqueda de un chivo expiatorio por parte de políticos y clases políticas impotentes” (2). Si se usa correctamente, de hecho, el vocablo “antisemitismo” –acuñado en 1879 por el periodista vienés Wilhelm Marr (3) –debería indicar la hostilidad hacia toda la familia semítica, que hoy tiene su componente mayoritario en las poblaciones de lengua árabe, de modo que la calificación de “antisemita” resultaría más adecuada para designar a quienes nutren aversión hacia los Árabes más que a los “reos” de hostilidad anti judía (2).

Por eso podemos declararnos abiertamente antisionistas y rechazar categóricamente por mentiroso y manipulador el calificativo de antisemitas, ya que no somos ni anti libaneses, ni anti iraníes, ni anti, iraquíes, ni anti palestinos, ni anti egipcios, ni anti etíopes, ni anti jordanos, ni anti kuwaitíes, ni anti yemeníes, ni anti argelinos, ni anti libios, ni anti marroquíes, ni anti tunecinos, ni anti mauritanos, ni anti sudanies, ni anti sahuries, ni anti judíos etc. Somos anti sionistas que es total, absoluta y categóricamente diferente.

La paz del Resucitado sea con ustedes.




(1) Jon kepa, Libertad dactilar, https://jonkepa.wordpress.com/2007/09/24/los-semitas-antisemita/


(2) Claudio Mutti, http://es.altermedia.info/historia/el-equivoco-del-semitismo-y-del-antisemitismo_1968.html.

Related Posts with Thumbnails