google7dd1545685824157.html REFLEXIONES Y OTRAS COSAS MAS: A propósito deL carro-bomba en Bogotá

sábado, 14 de agosto de 2010

A propósito deL carro-bomba en Bogotá

¿NOS SIGUEN MANEJANDO DESDE LA OSCURIDAD?




Oigan, les va a ir muy mal a ustedes que solo piensan en hacer el mal; los que hacen planes malvados mientras descansan en su cama y los llevan a cabo a primera hora del día porque tiene el poder para hacerlo.
Quieren las tierras de otros y se las quitan.
Quieren las casas de otros y se las quitan.
Oprimen al hombre y su familia.
Engañan a otro y le quitan su tierra.

(Miqueas 2: 1 - 2)
En ese caminar y compartir al lado de persona del común, grupos, comunidades etc. y escuchando, conociendo y siendo testigo de sus luchas, dolores y esperanzas, y en procura de ubicarme en tales realidades para no convertirme en un intruso, estorbo o mesías, que es lo mismo, fui entendiendo que era preciso curiosear, preguntar, escarbar, indagar, cuestionar tales realidades, a partir de la premisa fundamental de que si uno quiere acercarse de manera mas fidedigna a la realidad, sin violentarla, ridiculizarla, trivializarla, manipularla y falsearla, se hace ineludible asumir a las personas y leer los sucesos de su realidad en contexto. Esto como principio ético que permita el cultivo, conservación y promoción de la honradez y la acción política correcta.

El día 12 de agosto en Bogotá, los capitalinos fueron sometidos al estruendo de un carro-bomba que fue activado al frente del edificio donde funciona Caracol Radio y la Agencia de noticias EFE.

Y la gran pregunta es, ¿A quién le conviene tan lamentable hecho? Como estamos en una país altamente polarizado y imbuido del famoso pensamiento único, forjado a partir de la tesis de que “si no estas conmigo, eres terrorista” – herencia del pasado gobierno – no han tardado algunos en salir a decir que fueron las FARC. Y claro, hay que decir que en varias ocasiones, este grupo guerrillero ha dado pie con sus actos terroristas, para que fácilmente se le señale.

Más en este caso existen una serie de hechos de la realidad que lo alertan a uno de ir más allá de esa primaria acusación, y sospechar que detrás del tal insuceso, pueden esconderse otro tipo de intereses como los de la extrema derecha colombiana por ejemplo.

¿En que momento sucede este hecho repudiable?

Cuando el nuevo gobierno de Juan Manuel Santos – y que conste que no es propiamente el santo de mi devoción - emprende una serie de acciones que lo ponen en contravía de lo que fue la practica de Uribe: Dialogo con las cortes, estudio con en Polo Democrático para fijar reglas claras e inclusivas respecto del derecho a la oposición, restablecimiento de las relaciones con la República Bolivariana de Venezuela – eso si que puso a morderse la lengua de la ira a mas de un fanático uribista -, posibilidad de dialogo con los grupos guerrilleros, entrega del disco duro de la Laptop del abatido líder guerrillero Raúl Reyes al gobierno del Ecuador etc.

Tales medidas políticas eran impensables en el otrora gobierno. Y es que fijemos nada más el modelo de discursito a que nos tenía acostumbrados: “Los altos intereses de la patria, antes que la connivencia con los terrorista y sus auxiliadores” Y como ya todos sabemos, los altos intereses de la patria se circunscribían a la esfera de influencia uribista, y terrorista o auxiliadores del terrorismo era todo aquello que se ubicaba por fuera del uribismo, esto es, los magistrados de las altas cortes, la oposición, partidos políticos, la guerrilla - no, los paramilitares no -, los luchadores populares, los medios de comunicación independientes, los universitarios, las ONGs, Hugo Chávez, países vecinos, etc.

Cuando empezó a hablarse de la candidatura, durante el desarrollo de su mandato, la reelección, y en los últimos días del gobierno de Uribe, siempre la obsesión fue hacerle creer a la gente que Uribe era el salvador, el mesías que redimiría la patria. Que fuera de él no había nadie más. Y es que en verdad los uribistas de palacio, muchos de sus beneficiarios y otros que están en recónditos lugares, se creyeron el cuento, y aún se lo siguen creyendo.

Hoy en día, y con “nuevo gobierno”- por lo menos las caras son un tanto diferentes – y ante semejantes medidas tomadas por Santos, no es de extrañar que fuerzas oscuras que hace rato dejaron de ser oscuras, y contagiados y padeciendo del síndrome de la “filosofía del superhéroe del ubérrimo”, estén queriendo atravesársele y desestabilizar de entrada al gobierno de don Juan Manuel, buscando con ello redimir y perpetuar en el tiempo y en el espacio un discurso y una practica – igualmente terrorista - que con el pretexto de la lucha contra el terrorismo y en favor de los “altos intereses de la patria”, arrase con cualquier tipo de pensamiento alternativo e instaure definitivamente el poder de una derecha reaccionaria, fascista y recalcitrante.

Entonces ante este contexto, una de las posibilidades de lo del caro-bomba, se puede inscribir fácilmente como un medio utilizado por fuerzas oscuras y melancólicas de derecha, para amedrantar a todos aquellos que están convencidos que otro camino diferente al militarismo y al guerrerismo es posible: el del dialogo para la paz y la convivencia

Es por eso que las autoridades no deben apresurasen a descartar otras posibles hipótesis y móviles, acusando ligeramente a los grupos guerrilleros, pues como se sabe, una manera de dejar que los delitos queden impunes, es buscar como chivo expiatorio a aquel que mas fácilmente esté a la mano.

No quiero ser ave de mal agüero, que mas diera por estar equivocado, pero esto me huele a que lo del acto terrorista del pasado 12 de agosto en Bogotá, es solo el anuncio de lo que se va a venir, si antes la sociedad civil con una acción decidida y contundente no le cierra el paso a las mentes calenturientas, reaccionarias, violentas e inspiradas en el mesianismo, que aún persisten en la idea de imponer a toda costa su mano dura sobre los destinos del país y en beneficio de sus propias castas.

Si es verdad que el gobierno de Juan Manuel Santos quiere hacer las cosas de una manera diferente, debe aprovechar lo del carro-bomba del pasado 12 de agosto en Bogotá, para con decidida voluntad política, llevar las investigaciones hasta las últimas consecuencias para dar con el paradero de los autores materiales y más principalmente, de los autores intelectuales, y así detener y contrarrestar en sus primeras de cambio, a esas fuerzas oscuras que quieren seguir sembrando el terror, en nombre de “supuestos altos intereses”

¿Tendrá el gobierno la capacidad y valentía de asumir el costo político y demás que ello implica?

Amanecerá y veremos.



2 comentarios:

sieslavida dijo...

Hay que analizar seriamente el editorial de Juan Gossaín,donde denunciaba un plan macabro,siniestro,contra la Democracia.En uno de sus apartes esto de la bomba ya estaba anunciado,diría yo:Crónica de una bomba anunciada.Me asiste la duda, a los pocos días de que Gossaín hiciera esta pública denuncia utilizando RCN,y donde el mismo horrorizado dijo: Asumo personalmente mis declaraciones.Presentara su "renuncia"...no será que se la pidieron?porque?a quien protege RCN?

Fabio Romero Guevara dijo...

Hay que esperar a que pase un poco mas de tiempo en el presente gobierno. Si este decide en verdad ahondar en cambios que lo hagan distanciarse radicalmente del pasado, claramente iremos siendo testigo del accionar de aquellas fuerzas desestabilizadoras, que sabemos, no vas a quedarse quietas, viendo que el país empiece a caminar por otros senderos.

Sieslavida, muchísimas gracias por tu valioso comentario.

Saludos.

Related Posts with Thumbnails