google7dd1545685824157.html REFLEXIONES Y OTRAS COSAS MAS: La agresión propagandística contra Corea del Norte: perversa selección y ocultamiento de la información

lunes, 29 de noviembre de 2010

La agresión propagandística contra Corea del Norte: perversa selección y ocultamiento de la información

GUERRA FRIA: UN EUFEMISMO CONTRA COREA DEL NORTE







Comúnmente se habla de guerra fría para hacer referencia ha aquel estado de cosas que no está explícitamente mediado por las balas, como si la ausencia de estas determinara lo caliente o lo frio de unas relaciones y no mas bien la oportunidad de oro para aplicación de la famosa teoría, que al menos de labios para afuera, rechazan hipocráticamente las elites gobernantes y la llamadas “sociedades democráticas”, y es la combinación de todos los métodos de lucha. ¿Quien lo creyera? Pero si, así como se oye, el termino guerra fría es mas bien un eufemismo que pretende ocultar diversos métodos de lucha, como son lo político, propagandístico, lo comunicacional, lo empresarial, lo religioso, lo comercial, lo ideológico, entre otras, abiertamente violentos que emprenden los detentores del poder y acuñadores de dicho termino en contra de lo que ellos y por conveniencia político/económico, rotulan propagandísticamente como violentos despiadados, tiranos, déspotas etc. etc.


El caso del conflicto entre las dos coreas es un claro ejemplo de esto. Aquí la mal llamada guerra fría determina entre otras cosas, la selección perversa de cierto tipo de información en el que los motivos del enemigo, en este caso Corea del Norte, desaparecen por completo a partir de satanizarlo como déspota y tirana, es decir, el malo es nor-corea y el bueno es el Corea del Sur, y por lo tanto, es licito acabar con el mal a como de lugar, incluido la agresión propagandística la cual hace parte de los métodos que tiene como fin, allanar el camino para una agresión militar.


Y nadie está diciendo que Corea del Norte sea inocente en esto de la mala propaganda en su contra, como menos inocentes son sus contradictores, mas aquí de lo que se trata es de comprender algo de la situación que se está presentado, y que los medios de comunicación al servicio de la llamada oficialidad, no quieren que sepamos.


Veamos:


Como explicación de la actitud de Corea del Norte, los medios de comunicación y los políticos occidentales y pro-occidentales mencionan entre otros, el complicado traspaso de poder y encumbramiento del tercer hijo y sucesor de Kim Jong Il, Kim Jong-un, una difícil situación interna en Corea del Norte y una necesidad de atraer la atención de los Estados Unidos con miras a una negociación que haga distencionar la situación. Digamos que esa es una verdad a medias, pero ya todos sabemos que a la larga, las verdades a medias terminan convertidas en mentiras completas.


Según un comunicado del mando norcoreano, "pese a nuestras repetidas advertencias, el enemigo surcoreano cometió insensatas provocaciones militares de disparar salvas de artillería en nuestro territorio marítimo".


Por su parte sur-corea dice que las disparó hacia el oeste, lejos de las aguas en disputa. El mando surcoreano ha confirmado que la mañana del incidente recibió una llamada telefónica del Norte que decía "el Norte no se cruzará de brazos si el Sur dispara contra las aguas territoriales del Norte".


¿En si cual es el problema? pues que en el Mar Amarillo, la frontera entre estos dos paises fue amañadamente establecida en 1953, dando como resultado que dicha frontera sea hoy en día una especie de tierra de nadie en un estado de guerra que nadie ha cancelado, a razón de que el armisticio con el que concluyó la guerra de 1950 - 1953, fue una mera suspensión de hostilidades y no un acuerdo de paz.


Sobre ese terreno ambiguo y peligroso, hacen su aparición toda una serie de piezas del mismo rompecabezas, la política del gobierno del Sur desde 2008, unas agresivas maniobras militares, y un pulso chino-americano.


El actual presidente surcoreano Lee Myung-bak, es un derechista y reaccionario a carta cabal. Desde su llegada al poder en 2008, se ha dedicado a dar marcha atrás a la política de distensión llamada "soleada" emprendida por sus predecesores, cortando inversiones, contactos diplomáticos, ayuda, y practicando una actitud dura hacia Pyongyang. En política exterior, sur-corea depende del Pentágono, que a su vez, determina en gran parte la política exterior de Estados Unidos en la región, lo que ha llevado a China a incrementar su vínculo y apoyo a Corea del Norte.


Con Lee Myung-bak, Corea del Sur ha incrementado su vieja práctica de realizar grandes maniobras militares en las mismas narices de los norcoreanos. El día 22, la víspera del intercambio artillero, esa ambigua y peligrosa zona en disputa comenzó a ser escenario de las maniobras "Hoguk", que implican a 70.000 soldados surcoreanos, 600 blindados, 90 helicópteros, 50 barcos de guerra y 500 aviones, además de aviación y marines norteamericanos.


Lo anterior es como si las fuerzas armadas chinas hicieran maniobras militares frente a aguas territoriales estadounidenses, algo inimaginablemente, pero así es como lo está viviendo actualmente China y la propia Corea del Norte.


De otro lado, es mentira afirmar que el incidente del día martes 16 de noviembre en la isla Yeongpyeong, no tiene precedentes:


1999 un torpedero nor-coreano fue hundido, produciendo como resultado 30 marinos desaparecidos y setenta heridos.


En 2001 un pesquero norcoreano fue hundido a tiros por un guardacostas japonés, murieron sus 15 tripulantes. El pasado noviembre volvió a ocurrir, con otro barco norcoreano atacado e incendiado por el nor-corea.


En marzo de este año, el barco de guerra surcoreano Cheonan estalló no lejos del lugar que ahora vuelve a estar de actualidad, y se hundió partido por la mitad y cobrándose la vida de 46 tripulantes.
La investigación oficial surcoreana sobre aquel dramático suceso concluyó que había sido un torpedo lanzado por un submarino del Norte, extrañamente no detectado por la sofisticada electrónica de la moderna flotilla que había en el lugar.
Una comisión con expertos militares de varios países occidentales firmó la tesis del torpedo, aunque el representante de Suecia, único país neutral, no la suscribió. Otra comisión rusa estimó que una mina, no un torpedo, había desencadenado la tragedia. En la propia Corea del Sur, donde hay un periodismo bastante vivo, muchos ponen en duda la versión oficial. El 12 de noviembre, la televisión surcoreana pasó un documental de 24 minutos que señala muchos puntos oscuros.
A la final, todo parece indicar que fue un ataque de bandera falsa hecho para que pareciera provenir de Corea del Norte, buscando entre otras, el propósito de presionar al primer ministro japonés Yukio Hatoyama para que no retirara de Okinawa las tropas norteamericanas.
Es por eso que el intercambio de artillería del pasado martes, no puede aislarse de su contexto: una guerra inconclusa, salpicada de incidentes, unas amañadas delimitaciones territoriales y una perversa agenda de dominación imperial.


Definitivamente y a propósito del conflicto entre las dos coreas, la llamada guerra fría no es más que un cuento con el que se pretende ocultar, a partir de un determinado tratamiento informativo perverso, una agresión violenta y de aniquilación de nor-corea, y de la cual, la información es apenas uno de los varios métodos de lucha emprendida por la casta imperial dominante.


Related Posts with Thumbnails